sábado, 20 de noviembre de 2010

Crema de Membrillo

Nos gusta el dulce de membrillo para acompañar el queso y a mí, para acompañar las tostadas del desayuno.

El año pasado no preparé, pero éste, en cuantito vi los membrillos, no pude resistirme.

Compré 3 hermosos membrillos que, después de bien lavados, partí en cuartos y puse a dar un hervor con unas tiras de piel de limón (sólo la parte amarilla) hasta que estaban lo suficientemente tiernos para quitarles el corazón y trocearlos con facilidad. Reservé un poquito del agua de cocción.

Pese la carne resultante, para saber qué cantidad de azúcar necesitaba. Se utiliza la misma cantidad de azúcar que de membrillo, aunque yo suelo quitar un poquito. En este caso, tenía 1270 gr de membrillo y sólo utilicé 1100 gr de azúcar.

Puse el membrillo troceado en el vaso de la Thermomix y trituré a velocidad 5-7-9 hasta tener un puré. Añadí el zumo de un limón, un poquito del agua en que los había hervido y programé 20 minutos a 90ºC y velocidad 2. Pasado ese tiempo, incorporé el azúcar y mezcle a velocidad 6 durante unos segundos.

Vacié el vaso en un bol y dividí en dos la cantidad de mezcla, para terminar de cocinarlas por separado, porque noté que comenzaba a "agarrarse" a las paredes del vaso. Sólo con el membrillo era demasiado peso y al añadir el azúcar éste se doblaba con lo que sería más difícil mover tanta cantidad y más fácil que continuara "agarrándose".

Para cada mitad programé 20 minutos, 90ºC y velocidad 1'5. Coloqué en dos moldes y dejé enfriar hasta cuajar.

Quizá debí poner un poquito de pectina, para conseguir un dulce más firme, pero el resultado ha sido muy cremoso.

2 comentarios:

nuska dijo...

Marisa, y con sólo tres membrillos, aunque sean grandes, ¿salen 1270g de carne?
Por cierto, el primer paso, el de hervirlos para poder pelarlos y descorazonarlos, te lo puedes ahorrar metiéndolos enteros, sin agua y en un cacharro resistente en el micro hasta que se ablanden. bsts

tiMta dijo...

Si cariño, eran demasiado grandes. Los próximos los compro más pequeños.

Y lo del micro...¡no se me había ocurrido! Se ahorra tiempo, igual que hago con las berengenas.

Gracias por el truquillo.