miércoles, 27 de octubre de 2010

Tomate Frito


Lo preparo de la misma forma que mi madre, que utiliza un ingrediente muy importante... ¡la paciencia!

Y además de ésta: Cebolla picada muy finita, tomate natural triturado, sal, azúcar y AOVE.

Poner un fondo de aceite en la sartén y pochar en él la cebolla. Cuando esté "transparentita" incorporar el tomate (en este caso un bote de Tomate Triturado Orlando), una cucharadita de azúcar, para suavizar la ácidez, y la sal. Cocinar muy, muy lentamente hasta que vemos como el aceite sube a la superficie con un estupendo color rojito.

Para prepararlo he utilizado la inducción (mi placa tiene dos fuegos de gas natural y dos de inducción), primero a media potencia y luego en el número dos. Y la única pieza de batería de AMC que tengo, una sartén de 24cm, con un estupendo fondo difusor.

Tarda, claro que tarda, pero queda excelente. Eso sí, es muy peligroso si tenemos un buen pan cerca.

La Melva con Tomate que hemos tomado hoy, estaba estupenda con el "tomatio casero"

3 comentarios:

El Oteador de los Mercados dijo...

Efectivamente, paciencia es la regla de oro para preparar una buena salsa de tomate, además de utilizar ingredientes naturales y no de bote.
Parece una tontería lod e hacer un buen tomate frito, pero no es así.

tiMta dijo...

LLevas razon en cuanto al tomate, pero ya sabes lo que dice el refrán... "a falta de pan...".

Siempre tengo botes de tomate para cuando no tengo tomate natural para freír.

ALIMENTA dijo...

Hola!!!
Pero que salsita tan deliciosa!!! Madre mía que diferente debe estar a las que venden!!
IDEAL!
Besossss