lunes, 21 de octubre de 2013

Arévalo


El pasado viernes día 11 estuvimos en Arévalo (Ávila) para visitar la exposición de Las Edades del Hombre y conocer la localidad, cercana a Madrid.

Disfrutamos de un bonita entorno con predominio de arquitectura mudéjar y una marcada huella de la Reina Isabel de Castilla (Isabel la Católica) y de su esposo Fernando de Aragón que queda bien plasmada en El Castillo que domina la ciudad. En éste se encuentra el Museo del Cereal (Titularidad del Fondo Español de Garantía Agraria del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino)

Esta edición de la exposición de Las Edades del Hombre es tan fabulosa como todas las realizadas por la Fundación Las Edades del Hombre que este año conmemora su 25 aniversario. Pero a mí me resultó mucho más escasa, en número y no en calidad de las piezas expuestas, que las anteriores que he visitado en Segovia, Ávila y Ciudad Rodrigo. No sé si la crisis estará afectando, ¡cómo no!, también a la Fundación.

Respecto a la gastronomía, el plato típico por excelencia de Arávalo es el Tostón o Cochinillo Asado que nosotros tomamos en el restaurante Los V Linajes

Todos o casi todos los restaurantes del centro de la localidad han preparado un Menú Edades del Hombre con pequeñas variaciones de precio y contenido. 

Nuestro menú consistió en: Revuelto de Morcilla con Piñones y Pasas, suave y jugoso. Ensalada Especial, con lechugas variadas, piñones, queso de cabra y virutas de jamón ibérico aderezada con vinagreta de vinagre balsámico. Tostón asado, en un punto estupendo con una maravillosa corteza crujientita, pero probre de presentación porque estaba demasiado sólo en el plato. De postre Arroz con leche casero, cremoso y en su punto de dulzura. Todo ello acompañado de vino VALDELOSFRAILES, tinto jóven (2011) Denominación de Origen Cigales, vino oficial de esta 18ª edición de la Exposición Edades del Hombre. Pan y café.

El servicio fue correcto en un entorno agradable, una pequeña sala restaurante, con muros de piedra y bóveda de madera que recuerdan la arquitectura mudéjar.

Fue una visita agradable disfrutando de un día soleado pero fresquito para salir de la rutina y aburrimiento dirario. Y sí, fuimos mi marido y yo...
Ángel en la Plaza del Real

...Como es el reportero gráfico, no aparece en las fotos y parece que no ha viajado.