domingo, 28 de abril de 2013

Torreznitos

 
Un aperitivito que a Ángel le gusta mucho: Panceta adobada cortada en finas lonchas. Ponemos una cucharadita de aceite de oliva en la sartén. Calentamos y repartimos las lonchas de panceta. Dejamos hacer a fuego medio/suave, para que la panceta vaya expulsando la grasa. De esta manera, se confita poco a poco en su propia manteca (el aceite de oliva evita, como en la mantequilla, que la manteca se queme rápidamente). Cuando comprobamos que está confitada, subimos el fuego para terminar de dorar y dar el punto crujiente. Retiramos a un plato cubierto con papel de cocina para que escurra la mayor cantidad de grasa posible. Pasamos al plato de presentación y espolvoreamos con sal maldón.