jueves, 12 de enero de 2012

Roscones de Reyes



Pues sí, este año también hubo...¡Roscones! "3 fueron 3, los Roscones 2012".

El día 5 pensaba ir a la Cabalgata de Reyes aprovechando el buen tiempo, soleado y nada frío. Pero tuve una mañana movidita, que comenzó con una sesión de pilates en la que acabo hecha polvo, supongo que por ser principiante, seguida de compras acompañando a mi madre y gestiones en distintos bancos.

Cuando regresé a casa no me apetecía nada pasarme la tarde "de pie" aunque el motivo fuese recibir a S.S.M.M.R.R.M.M., con lo que decidí que los recibiría en casa a través de la tele. Y ¿por qué no endulzarnos la espera con un Roscón?

Al final no me pasé la tarde "de pie" contemplando el desfile de la Cabalgata de Reyes, la pasé "de pie" en la cocina.

Primero preparé la masa del Roscón. Mientras hacía el primer levado, ya que estaba en la cocina, me entretuve en preparar la salsa que acompañaría el Solomillo Wellinton, plato principal de la comida del Día de Reyes.







Mientras levaba por segunda vez, preparé una Tarta de Limón, postre de la comida del día siguiente.


Cuando estaba horneadito, lo cogimos junto a parte del "catering" que tenía preparado para el día siguiente y nos fuimos a casa de mi madre a comprobar si estaba esponjosito. Tenía algunas dudas porque el primer levado no me había convencido (Las dudas me llevaron a enviar a Ángel a comprar levadura fresca, normalmente uso la levadura para pan de MAIZENA, para los Roscones del día siguiente). Estaba esponjoso y bueno, pero no me dejo muy satisfecha y temía que los del día siguiente tampoco quedarán como me gusta.

Pero afortunadamente los Roscones para la merienda del Día de Reyes quedaron bien, aunque el de la foto de arriba me quedo un poquito escaso de sabor a azahar.

1 comentario:

nuska dijo...

¡Éstos sí que están esponjosos! muy hermosos, Marisa.