martes, 31 de diciembre de 2013

Hervido de Cogote y Orejas de Merluza


Tras las copiosas comidas navideñas no viene nada mal un platito ligero para ayudar a nuestro organismo.

Ingredientes:
-Patatas
-Zanahoria
-Dientes de ajo
-Cebolla
-Laurel
-Aceite de oliva virgen
-Agua o caldo de pescado ligero
-Sal
-Cogote y orejas de merluza (o cualquier otro tipo de pescado blanco en trozos no muy pequeños)
-Zumo de limón

Elaboración:
En una olla poner agua a hervir junto con los dientes de ajo, la cebolla, el laurel, las zanahorias, sal y el aceite de oliva. Dejar que cueza a fuego vivo durante unos cinco minutos y continuar a fuego medio durante cinco o diez minutos más. Incorporar las patatas chascadas y dejar cocer hasta que estén tiernas. Añadir el pescado y el zumo de limón. Cocer durante cinco u ocho minutos y servir caliente.

Esta receta me recuerda a mi segunda maestra en el colegio. Comencé el "cole" siendo un "comino" de tres años y las maestras que recuerdo con más cariño, que con respeto los recuerdo a todos, son las dos primeras: Dª Leonor, con la que aprendí a leer y Dª Amor, con la que perfeccioné la lectura, la caligrafía y las matemáticas básicas. 

La receta me recuerda a Dª Amor, que hacía honor a su nombre, porque en su "clase" preguntó qué nos preparaba mamá cuando nos poníamos "malitos de la tripa". Yo con seis años ya era una "tragoncita reconocida" y supe responderle enseguida. Y no sólo le respondí qué nos daba mamá, además le dí la receta enterita (pero sin la zanahoria y la patata, porque era para cuando estabas malita), por sí ella no la conocía. En esos momentos se "premiaba" con medallas el mejor comportamiento, los mejores cuadernos, las mejores respuestas... Yo gane una medalla por, supongo, la mejor respuesta. 

Cuarenta y tantos años después pienso que esa medalla era un anuncio de mi futuro: cuidar y alimentar a mi familia aunque ésta sea pequeñita, pese a que hace treinta años mis ideas y proyectos eran muy distintos.