domingo, 12 de agosto de 2012

Marmitako

Es temporada de bonito y nada mejor que la "cocina de mercado", aunque esté quedando en el olvido "gracias" a la globalización y la facilidad de encontrar cualquier producto fuera de temporada.

Compré  una ventresca de bonito entera y en la pescadería sólo pedí que la dividieran en dos. Yo separé la parte del hueso y quité la piel a la carne, troceándola a continuación. 

El hueso lo he hervido con agua y sal y he reservado el caldo de la cocción para añadirlo al marmitako junto con caldo de pescado que tenía congelado (Hecho con espinas de merluza, cabezas de gambas, cebolla y sal).

Voy a pecar de inmodestia y decir que estaba ¡riquísimo!. Tanto que Ángel ha dejado el plato limpio, limpio, pese a que no le gustan las patatas guisadas. ¡Es una pena no haber hecho una foto de la prueba!

MARMITAKO

Ingredientes: Aceite de oliva; ajo picado; cebolla picada; pimiento verde troceado; azafrán; patatas triscadas; vino  blanco; caldo de pescado; sal, pimienta; laurel y bonito troceado.

Elaboración: Poner un fondo de aceite de oliva en una cazuela. Incorporar el ajo y rehogar cuidando que no se queme. Añadir la cebolla y rehogar. Cuando esté a medio rehogar incorporar el pimiento verde y las hebras de azafrán. Dejar rehogar todo junto. Añadir las patatas y dorar unos minutos. Regar con el vino y reducir el alcohol. Incorporar el caldo de pescado, el laurel y salpimentar. Tapar la cazuela y hervir, a fuego suave, hasta que las patatas estén casi cocidas. Incorporar el bonito y hervir durante tres minutos aproximadamente. Retirar del fuego y dejar reposar unos minutos antes de servir. Con el calor del guiso terminará de cocinarse el bonito y quedará jugoso.