miércoles, 8 de agosto de 2012

Corvina Asada

El pescado asado es un plato muy común en mi casa, doradas, lubinas, caballas, jureles, merluza... y, como en este caso, corvina. Es una forma fácil y sana de cocinarlo.

Normalmente no lo preparo acompañado de patatas, por la dichosa dieta, pero hoy me apetecían y como puedo comer patatas de vez en cuando, me he concedido el premio  de acompañar la corvina con cebolla en juliana, ajos laminados y patatas.

En la bandeja de horno coloqué una capa de media (era grandecita) cebolla cortada en juliana, con un grosor medio. Sobre ella tres dientes de ajo laminados y después dos patatas medianas cortadas en láminas con la mandolina para conseguir un grosor homogéneo. Salpimenté y rocié aceite de oliva virgen extra con la ayuda inestimable del pulverizador de aceite.

Lleve la bandeja al horno, precalentado, a 175ºC y dejé hornear hasta que las patatas estaban cocinadas en sus tres cuartas partes. En ese momento incorporé la corvina salpimentada y adornada con unas rodajitas de limón. Vuelta al horno y cuando faltaba muy poquito para terminar la cocción, regué con un vasito de vino blanco semi-dulce y zumo de limón.

El resultado estupendo y lo mejor, para mí... ¡las patatitas!.

Y ya que me iba a saltar la dieta, para acompañar...

Pan casero, que también hacía mucho tiempo que no preparaba y era la ocasión perfecta porque tenía que probar la nueva panificadora.

Hace seis años compré la panificadora del LIDL, le he obtenido el máximo rendimiento, pero ya me ha fallado dos veces y como no quiero arriesgarme a quedarme sin ella, he aprovechado que LIDL ponía a la venta un nuevo modelo el lunes pasado. Básicamente es igual a la anterior, sólo varía en algunas cosillas, como el tiempo de precalentamiento, que la "viejita" no tenía.

Sólo la he probado en la función amasado y el resultado ha sido bueno. Ahora tengo que probar el resto de funciones, con lo que voy a tener pan casero durante un tiempo... ¡qué peligro!