viernes, 23 de mayo de 2008

Regalo Primera Comunión


El pasado día 10 tomó la Primera Comunión Belén, hija de Mª Jesús y Pedro.

Mª Jesús nació en la misma casa que yo. Es bastante más "joven", pero la he visto crecer, casarse y tener a sus hijos, porque su madre, hasta fallecer, seguía siendo vecina de mis padres y también lo es su tía.

En las vecindades "de antes", nos conocíamos todos y, más o menos intensas, manteníamos relaciones, todos. Esas relaciones, sigo manteniéndolas con algunos vecinos y con sus hijos. No son tan estrechas como para asistir a sus celebraciones, pero sí para tenerlas presentes y contribuir con algún detallito. Y éste ha sido el caso.

En lugar de "ir y comprar". He pensado hacer algo mucho más personalizado. A Belén le gusta leer y ya se va convirtiendo, como preadolescente, en una "pequeña coqueta", con lo que creo que el espejo le gustará. Hace alusión a su afición, hasta las abejitas están leyendo, decorará su habitación y, de paso, puede ver si le quedan bien o no las horquillas que haya decidido usar en su melena.

4 comentarios:

mar dijo...

¡Que bonito el detalle Marisa! le va a encantar, y ami me ha gustado mucho como has contado lo del barrio.

Yo recuerdo la relación entre los vecinos del barrio y en particular con los del portal, que bonito era todos nos saludabamos y nos hablabamos, que pena lo impersonal que se ha vuelto la ciudad, yo no lo noto mucho en los pueblos aun se conoce la gente y se saluda por la calle pero le digo a mi marido: me gusta el pueblo nos sentimos personas, pero cuando vas a Madrid nadie te habla ni siquiera por educación cuando subes en un ascensor y te pisan o te empujan y no son capaces de decir lo siento, jaja, vaya rollo que me he marcado, lo siento, besitos.

tiMta dijo...

De rollo nada, preciosa, que llevas toda la razón.

Yo soy muy "maruja, vecindona, cotilla, etc..", como quieran llamarme. Pero echo mucho en falta esa relación vecinal. El vecino estaba, siempre, más cerca que la familia y para todo.

Afortunadamente, en mi casa, tengo esa relación de vecindad con otra familia, pero claro, porque mi marido, su hermana y las hijas de estos vecinos, se han criado juntos.

mar dijo...

¡Marisa cariño! pasate por mi blog, besitos.

1963herminia dijo...

Me ha gustado tanto el regalito como la descripcion que haces me ha recordado a esas vecinas que ya hoy pocas quedan un beso